Muda de piel de Luisa Gomez

Se ven las manos luchando contra la membrana, desplazándose como serpiente dentro de su propia piel, intentando deshacerse del colgajo, del resto, el deshecho, lo que sobra; eso que huele mal, que se ve mal, que no luce. Lucha con su propia mierda que ya no reconoce suya. Asfixia. Los pulmones parecen no haberse desarrollado,…

Recuerdo gris – Luisana Perdomo

Toma mi corazón,alimenta mi ser,deseo volver a sentir,recuerdo tu vigor.Toma tu amor,tu odio,tu cuerpo,tu alma,¿Lo hacemos por satisfacción?Tu boca y la mía se unen por instinto,cada hormona evoluciona sin explicación,coges mis pechos,exhibes mi figura,manipulas el tiempo,no hay salida,te entrego mis placeres,sácame de este laberinto,llévame al centro,eclosiona mi fulgor,hazme el amor, por favor…

Tal cual, nosotras – Virginia Varrò

Entre todas las que estábamos en aquella sala, fuiste tú la que llamó mi atención. Como en un camino de piedras supe por dónde deslizar mis pies, justo en ese momento de mi vida en concreto. Tal vez tu piel necesitaba ser leída, tal vez mi piel ser traducida… De esa manera es como nos…

Nunca despegamos – Luisana Perdomo

Agosto siempre me lleva a tí,escalofríos escalando mi espalda,dedos recorriendo y trepandoa través de los poros de mi ser.Quiero ser extraordinaria dentro de un amor ordinario,con tu lengua entrando a des-tiempo,deseo estar volando,justo ahora no descifro tu silencio.Te conoces a la perfección mis atajos, aunque siempre me has permitido elegir el caminolargo,agitando mi respiración de…

Extravío – Cacoethes Scribendi

¿Te arrepientes? Te arrepientes. Lamentas no haberle sacado un retrato como Dios manda. “No hace falta”, te decías. “Igual que vino ella, llegarán otras”. ¿Qué darías por volver a ver su cara? Ese exuberante terreno que regabas con el jugo de tus gemidos y que se convertía en un campo florido tras el arado más…

Plenilunio, sexo y apocalípsis

Por: Diego A. Moreno Abril Aroma de hierbas húmedas, sol que quema… De un verano a otro ya compartíamos nuestros cuerpos desnudos, saboreando la libertad que da la confianza mutua en la cofradía de seres solitarios. Todavía mi pene se sentía empapado de tu labia, como sereno que la mañana nos aconteció. Mis dedos rozaban…

#letrasqueabrazan – Morena Paz

Vos no sabesqué arrastran mis ojosatrás de la sonrisa. Pase miles de horaspresade mi cuerpo, del terrorde la noche. Los recuerdos ardencomo las balas sobremi piel. Penetran la carne,astillan mi pequeño cuerpo. Atrás de la sonrisa,mis ojos cargados de penas. Atrás los silencios,atrásmi rabia sin sosiego,atrásla niñaque aún tiembla de miedo.

Blanco gimiendo – Kevin Ramírez

Ahí iba él, deslizándose a través de los kilómetros y kilómetros de piel que visten mi esquelético ser. Sus labios, sus besos, sus dedos… un conjunto de sensaciones aferradas al cosquilleo de mi respirar, parecían un choque de cometas en mi estómago. Un nuevo color surgía; el blanco de mis ojos gimiendo era su favorito….

Encuentro – Marggie Ramírez

Fue en esta jungla de concreto, en esta diversidad de gente que lo encontré; el profe de historia que había robado mi corazón años atrás estaba allí, en la misma torre de apartamentos a donde me estaba mudando, en la misma ciudad que elegí para comenzar de nuevo. Al verlo mis emociones quedaron a flor…

Búsqueda – Sr. Malbec

Me interno poco a poco en el bosque de las aventuras en busca de una frondosa figura, elijo cauteloso el cuerpo que más requiera de mi cariño; el arrayán se siente afortunado, extiende sus ramas y raíces, me abraza con ansias. Su corteza es suave, fría, invadida por la densidad de las nubes que golpean…

#Desdeunaimágen – Fanny Santiago

Haces de mi cuerpo arte, no solo cuando dibujas tus cuadros a carbón, son lienzos con trazos delicados, sobre todo en las partes que te gustan. También cuando me tocas delicadamente con tiernas caricias que poco a poco me llevan a un paraíso de sensaciones, emociones que me brindan tus manos generosas. Me conviertes en…

Inspiración: La pornografía Divina

Por: Diego Moreno Abril Zafiros por piel; esmeraldas por bellos ojos, estábamos ambos, húmedos, en pastizales de jade, al aviso de un cielo lapislázuli, saboreando de los divinos placeres que algún día crearon universos enteros, mediante sueños carnales que por temor no hemos dejado de librar. Así tuvimos milenios o centurias, olvidándonos de un ayer…

Lluvia de esperma -Kevin Ramírez

Mi cuerpo se tiñe de bronce mientras el sol besa mi escamosa piel. Me despojo de los harapos que cubren mi fruto perfectamente escondido y maduro; lo toco. Se despierta. Se desenreda de la selva que lo rodea y empieza a humedecer; está gozoso. Lo toco, lo acaricio y lo ensalivo lubricando su cabeza rosa…