LA FUGA por Manolo Madrid

El sello que deja en la permeabilidad mental de un niño el estado de disputa de los padres, la inestabilidad de un hogar lleno de problemas incomprensibles en tan temprana edad consigue, probablemente, que cualquier cosa que escuche desde la confianza depositada en su madre, actúe como tabla de salvación y en cualquier momento, alguno…

Yamala: El deseo – Edgardo Villarreal

Yamala salió de su casa muy temprano, y como todas las mañanas fue al río a bañarse; era algo que disfrutaba al máximo, momentos lejos de todo y de todos, con la brisa aún cargando la frescura de la noche, el agua fría. Sin embargo, desde hacía ya algunas semanas, esa felicidad se había convertido…

Imagen evocadora – Adrián Darío

La sujetaba fuerte por la cintura, ubicaba mi cuerpo en la mejor posición y evitaba que mi sudor la mojara, pero en un instante todo ese cuidado dejó de preocuparme. El viento se llevó las nubes y la luz se abrió paso por la casa hasta el cuarto. En ese momento cerró sus ojos y…

Un rollete ideal – Amapola

La primera vez que lo vi quedé prendada de él, recuerdo que irrumpió en clase para comunicarnos el cartel de eventos que iban a producirse en la facultad ese trimestre. Su voz ta sexy y masculina me envolvió, era difícil dejar de escucharle. Quedé prendada de su manera de hablar… Me quedé con esa rica…

DE CUANDO SIENDO JOVEN ME MASTURBABA.

Por: Cacoethes Scribendi Fuera pantalonestambién calcetines.Pezones divertidoscuando erguidosfuera bragasabro piernasaprieto nalgasamaso pubisdedo dentrodentro otroagito dentrohuelo marhuelo agitadosabor yogur griegopulsaciones contrapechovulva que protesta me tiembla ojo,oído interno, sexo entero, al contrario y al derecho.Ráfaga rocambolesca reventadora pulveriza potorro profana piso. Fotografía de archivo personal

FATALIDAD – DITA FERNÁNDEZ

La primera vez que me enamoré fue de un hombre mayor, en ese entonces tenía casi 17 años y él 35. Fue de mis primeras ilusiones, una quimera cargada de inexplicable pasión, pero al mismo tiempo era como la pureza de las flores de un maravilloso herbazal. Esos amores marcaron mi vida para siempre, espcialmente…

Caverna peligrosa

Por: Diego A. Moreno Abril Esta vez fue diferente, porque me lo pediste.Y lo recuerdo muy bien. Estabas esperando, abierta, sujetando las piernas hacia tu abdomen, invitándome con los ojos, con aquellos labios de luna, entreabiertos. Ojos, ojos negros.Yo sujetaba mi pene, frotándolo, esparciendo aquel líquido aceitoso, con sonidos de espasmos aéreos. Oh, me convocabas….

El caminito de la felicidad – Edgardo Villarreal

A pesar de que sucedió en mi adolescencia aún recuerdo muy bien esa tarde en que me enseñó su juego; tan inocente yo, sentado a su lado viendo una película, cuando de pronto me preguntó: —¿Te gustaría que te enseñara un jueguito? Tardé unos segundos en reaccionar, estaba absorto en esa escena donde la nave…

Demasiado real – O la vida es mejor acá

Por: Diego A. Moreno Abril [De sus suaves curvas, otrora toscas, mi lengua recorre esos bordes infinitos que necesito para despertar cada mañana, sabiendo que pronto todo acabará; acabará pronto…] Pastaba en el atrio de Susana cuando ella llegó, desnuda, esbelta, con orejas puntiagudas. Ojos grandes con el fondo de un mar de jade. La…

Zona de confort – Diego A. Moreno

Salgo del escondrijo con olor a sexo. Muchos días, muchos polvos. Ni el alcohol ni los cigarrillos atenuaron el aroma de semen y vagina. Este es el primer día que me aventuro al mundo que está afuera, esperando una señal para no volver a la caverna del sexo; pero veo suciedad, jeringas y un hombre…

La historia de una ‘escort’ – Dita Fernández

Tacones puntiagudos, altos y peligrosos, calcetas largas que suben por encima de las rodillas llegando hasta la mitad de mis muslos, y bragas de encaje negro que sostienen la demasía de mi voluptuosidad escondida debajo de aquel vestido vino tinto. El baile comenzaba en cinco minutos… Estaba algo nerviosa porque sería mi debut como bailarina…

Orgasmos en ser – Kevin Ramírez

Kevin nos descubre el placer homoerótico desde las entrañas de algo que poco a poco parece irse desnudando. Sus palabras tan sencillas recogen la fragilidad de lo que ya no es un secreto, porque a la piel no se le puede negar su libertad y el amor no es entendido como tal sin esa facultad….

Fuimos – Fanny Santiago.

Esta temporada sigue con nosotros Fanny Santiago, regresa cargada de explícita pasión, esparciendo el caribe a través de sus relatos intensos, con las manos llenas de arena blanca, esa que se nos pega a la piel y acaricia nuestra necesidad… Es una pena que entre los dos ya no quede nada que decir; nunca nos…

!Basta ya¡ – Luisana Perdomo.

Ambos envueltos en una pasión prohibida, amantes con vidas distintas, ella médico, él ingeniero. Se citaron en el hotel de siempre, lo hicieron cinco veces sin parar, era el final; abajo las bragas, los broches de sus ropajes, se entregaron por completo, sexo, sudor, mucho amor, vino y música para decorar aquella carga de furor…

Un relato obsceno – Adrían Darío.

Con las paredes blancas, y todavía vacía por la pronta mudanza, la casa se veía lívida y, por si no fuera suficiente, la poca luz que se filtraba a través de las nubes, le daba al ambiente una sensación lúgubre, que hacía nuestra indiferencia aún más difícil de llevar. Nos habíamos peleado otra vez, una…