PALMAS PALMITAS de Maya Caravella Castillo

Capítulo 1: Don Federico La luz del exterior se coló por una pequeña rendija. La puerta crujió. Unos pasos vacilantes resbalaron por la sangre. Los temblores vistieron a la curiosidad de miedo. La caza, tendida de cadenas que colgaban. La escopeta humeante. Cuchillos y hachas en las paredes. El olor a muerte le dio arcadas….

UN TÓNICO DULCE por Adriana Balderas

Una tormenta con poca visibilidad, fue aquello. En la oscuridad total, hizo que mi mente se desviara, y por un instante, cerré los ojos y apareció un paisaje impresionante con un tipo especial de belleza. Era aquel sentido que ya había exhalado del propio mundo, y dentro de él vi como persiste mi poder. Pero…

EL ACCIDENTE de Jorge Aldegunde

Cojo tu mano y salimos corriendo de aquel espanto. Se escuchan lamentos anónimos, perdidos en una oscuridad que todo lo engulle. Entonces te miro: cada vez cojeas más; te fatigas. Te llevas la mano al costado. Cuando la tomo está empapada de sangre espesa y caliente. Estamos ya casi fuera: solo un último esfuerzo más….

ADÁN SIN EVA por Félix Molina

contema ciento seis Bone of my bone thou art, and from thy stateMine never shall be parted, bliss or woe. Milton Primero, quince minutos (y él cinco). Luego, veinte (y él diez). Llegué hasta treinta (y él hasta veinticinco). Hoy he decidido esperar hasta una hora antes, a ver si él se planta en los…

LA MANCHA ERA UN INTENTO DE CONSOLACION por Beatriz Osornio

Solté la mano que me sostenía, tuve que perderle el miedo a los adverbios de cantidad, y empecé a dar pasos como un niño que aprende a caminar por primera vez, sin contar las palabras. Caminé, un paso a la vez, pie tras pie. Es mejor no mirar hacia atrás, pensé. Y seguí andando hacia…

FIEBRE DE ORO de Paula Emmerich

Llevaba treinta días en Tambopata buscando oro. Mi objetivo: hacer fortuna, al igual que tantos otros. A medida que recorría el territorio amazónico, fui testigo de un escenario desolador. La tala indiscriminada de árboles para abrir trochas y minas dejaba manchas de fango. La deforestación era evidente, incluso para mi ojo inexperto. Los ríos y…

EL VIAJE, CAPITULO 8 por Carlos Feijoó

Trac, trac…trac, trac…trac, trac…             A la acomodada marcha que imprime una antigua locomotora de carbón, que se imaginaba jubilada y que se sorprende de nuevo arrastrando un convoy por causa de una irresoluble avería en la catenaria.             Prosigue el viaje para los ocupantes del coche dos, compartimiento diecisiete.  Son las confidencias que van…

RETOS DE ESCRITURA de Anéizar L.

AMIGOS LITERA-RIOS Querida Sara: Siempre escondida detrás de las tapas de los libros. No era una niña rodeada de amigos, literales. Pero si muchos literarios. Tardes enteras en la biblioteca o viendo películas y series. Podría pedirte ciertos cambios, si eso fuera posible. Te pediría más en el aspecto personal, más metas que imponerte. Menos…

MASTICADORA DE ESTACIONES por Adriana Balderas

Sentí el mundo en la cresta del otoño, pero el invierno mostró su desafío con un último milagro de color, y ahora se acerca la primavera. El cambio de estaciones, nos dan uno de esos momentos en los que sientes tu propia transición reflejada junto con ellas. Algunos capítulos terminan lentamente y otros comienzan repentinamente….

VACACIONES EXTENDIDAS de Catalina Bravo Odz

Primera parte: 41 semanas y 3 meses La luna brilla bien redonda ahí en lo alto. Samuel lleva veinte minutos inmóvil parado frente a la ventana contemplando la estela incandescente que va dejando el astro en el mar, mientras que las olas van meciéndose eufóricas de lado a lado, combatiendo enérgicamente contra las rocas. Varias…

POR MANO PROPIA por Magdalena Domper

“Un orgasmo para Tati”, eso debió decir el post que subí esta mañana a Facebook. “Todos por Tati, doná ya”. Lo que me lleva al segundo interrogante: ¿donar qué?, ¿una mano, una lengua, un rato de su tiempo? Por dios, qué pena me doy, ¿acaso solo soy para otras manos y otros besos? No es…

DE-SAZÓN por Luisa Gómez

Siempre quise a la abuela, pero la quise más dos días antes que muriera. Nunca se nos dieron las caricias; los contactos corporales no han sido lo nuestro. Pero la abue era dulce y cuidadosa con cada uno de sus nietos: El arroz con leche para Giorgio, la carne en salsa para mí, para los…

A MERCED DEL VIENTO por Maya Caravella Castillo

La niña de cabello cobrizo pide un deseo con los ojos cerrados, coge aire, y con los pulmones cargados se concentra en su petición mientras imagina cómo la semilla del diente de león flota, se eleva y alza el vuelo, dejándose mecer por el viento entre las nubes que entonan nanas y cargan sueños, colchones…

LA EDAD DE PIEDRA por Luisa Gómez

—¡No todo hay que patearlo, Eduardo! —me cogió del cuello de la camisa blanca, deteniendo mi marcha —¡Mire cómo vuelve las botas! —señalando con su dedo índice la punta entre café y gris de mis zapatos colegiales de cuero negro. —Ni las piedras ni los zapatos tienen la culpa de su mal genio… —Y se…

ESCENA de Félix Molina

Juliet y yo fuimos al teatro, a esa comedia. A ella le gustan esas piezas y a mí contentarla. El ambiente era lánguido, cierta esencia o aroma y el murmullo de las filas de espectadores movían al sueño. Entonces se abrió el telón. Nos miramos y llegamos a esbozar una sonrisa por el colorido del…