CASO CLINICO por Jorge Aldegunde

Le agradezco con otra sonrisa su mentira piadosa, mientras me acomodo en la camilla. Se acerca y me examina las pupilas con una luz intensa. Luego me pregunta sobre la primera vez que me ocurrió. Cierro los ojos y hago memoria. El doctor se acerca y posa una mano sobre mi hombro.

Entonces noto ese aliento fétido y malsano. Sus dedos han devenido afiladas garras que, al poco, comienzan a apretar. Así que agarro un bolígrafo de la mesa y lo clavo mil veces sobre su monstruoso apéndice.

Poco después vuelve a ser un simple médico, confundido y ensangrentado. Pero yo sé que seguirá acechando, oculto bajo cualquier rostro.

FIN

https://jaldegundep.wordpress.com

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s