CARPE DIEM por Jorge Aldegunde

Si los pájaros te miran extrañados en silencio y no escuchas ni el suave balanceo de las ramas de los árboles, ocúpate. Si en el cielo no hay lluvia ni apenas nubes y, en su lugar, un rojo crepuscular y oneroso lo ocupa todo, júntate con los tuyos.

Échate un cigarro; lee, conversa y escucha. Saborea cada segundo. Ama; báñate en la luz de su mirada.

Porque ese día sabrás que ha llegado el final.

FIN

//jaldegundep.wordpress.com/

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s