VANAGLORIA de Paula Emmerich

Imagen de Jie Ma

En el ocaso de mi vida, cavilé. De niño había rescatado a un gatito atascado en la copa de un sauce. Mi foto salió en el periódico y yo, fanfarrón, empecé a expandir los hechos: «¡El alcalde me obsequió un reloj de arena!». Obviaba la parte en que una pirámide humana me alzaba hasta la rama. Exageraba la proeza: «¡El árbol medía cientos de metros!», «¡Un viento boreal me hacía tambalear!»…

Con el tiempo aprendí a engañarme y a jactarme de falsos heroísmos en lugar de ser parte de esa masa que eleva al todo hasta la cúspide.

https://paulaemmerich.home.blog/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s