RETOS DE ESCRITURA de Anéizar L. La reina malvada de Blancanieves

La reina deseaba una bella hija. Y así se le concedió. Tez blanca como la nieve, pelo negro como el carbón y labios rojos como la sangre. Así la llamo, Blancanieves. La joven crecía feliz, con amor y hermosa como lo pidió la reina. Pero cuando tan solo era una niña, la reina, enfermo y falleció. El rey dejo pasar un tiempo, respetando la muerte de la reina. Pero después de un tiempo, decidió que ya era hora de tener una esposa y una madre para la joven princesa. Ante él apareció una joven de gran belleza también, la cual tenía un oscuro secreto, como su corazón. La magia negra, ya que era una poderosa hechicera. Esta se casó con el rey, coronándose reina. La misma noche de bodas, el rey quiso culminar con su nueva esposa, pero esta decidió cambiar el juego. Colocándose encima de su esposo, recito un conjuro y al acabar clavo un puñal en su pecho. Abrió en canal al rey y saco su corazón. Llevo el corazón a su boca y lo devoró. Blancanieves apareció en los aposentos del rey y la reina, descubriendo la atrocidad que había hecho su madrastra. Viéndola cubierta de sangre. La niña comenzó a gritar. La malvada reina clavo sus largas uñas en la garganta de Blancanieves, arrancando sus cuerdas vocales. Blancanieves cubriéndose la garganta, corrió lo lejos que pudo. La chica llego al bosque, donde encontró una pequeña casita. Creía estar a salvo por fin. Pero no pudo estar más equivocada. Aunque cuando llego no había nadie en el lugar, la casa no parecía inspirar mucha confianza. Después de intentar frenar la hemorragia sin éxito, quedó inconsciente en una de las camas de la casa. Nunca llego a saber quién la habitaba. La reina la encontró antes y como el trágico final del rey, la reina apuñaló a Blancanieves y la abrió en canal. Saco su corazón y lo devoró. Al llegar al castillo, en sus aposentos, colocó un gran espejo dorado.

—Espejito, espejito. ¿Quién es la más hermosa del reino? —Completamente cubierta de sangre y con una gran sonrisa. La reina le preguntaba al espejo.

—Usted mi señora. No hay nadie en todo el reino con tal belleza. — Un rostro apareció en el espejo. Este le contesto, endulzando sus oídos y después desapareció.

La malvada reina mando llamar a las nuevas doncellas contratadas para servirla. Las hizo bajar a las catacumbas del castillo. En ellas se encontraba una gran bañera dorada, con grandes grifos. De ellos emanaba un líquido espeso y rojo. Las subió por las escaleras a la caída de los grifos. Se podía ver un gran foso. Rajo cada una de las gargantas de las chicas y las dejo caer al foso. Ella bajó hasta la bañera principal, se quitó la bata y completamente desnuda se sumergió en la sangre.

Aneizar

Mi blog: https://infiducia.wordpress.com/
RRSS:
   – Instagram: @in.fiducia
   – Twitter: @In_fiducia
   – Facebook: https://www.facebook.com/infiduciablog/

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s