Fotografía tomada de: Pinterest

Fue en esta jungla de concreto, en esta diversidad de gente que lo encontré; el profe de historia que había robado mi corazón años atrás estaba allí, en la misma torre de apartamentos a donde me estaba mudando, en la misma ciudad que elegí para comenzar de nuevo. Al verlo mis emociones quedaron a flor de piel, todos los recuerdos de un amor que nunca floreció llegaron a mi mente. Esa misma noche no pude contenerme, imaginé su cuerpo sobre mí, su humedad con mi saliva, sus besos con mis orgasmos… fue una masturbación riquísima y estoy segura que pronto dejará de ser tan solo una fantasía…