Photo by cottonbro on Pexels.com

Mis manos
tomaron la forma
de tu cuerpo.

Las yemas
de mis dedos
aprendieron a
recorrer tu piel.

Sendero seguro,
para depositar
mis caricias.

Beso tras beso
mis labios devotos
te pronuncian.

Y sin darme cuenta
me encuentro
prendida a tu mirada
nombrandote amor.