Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Por: Adrián Darío

La brisa matinal me despierta abrazado a ti,

a nuestros pies siento la ropa que nos supo cubrir.

El rocío sobre tu piel y ese brillo que destaca tus matices me embelesa.

Cómo te hacés camino en mi mente

cada vez que soy feliz, no lo entiendo.

Cómo poder saborear cada instante de tu sutil roce,

no lo comprendo.

Cómo sos capaz de satisfacerme en cada arrebato, lo ignoro por completo.

Te miro con ganas de repetir la euforia que nos tomó anoche,

La humedad entre mis piernas me inspira a expresar mi pasión en las formas más diversas.