Fotografía tomada de Pinterest.

Inspirada de los sueños
donde insistes.
Sigo aquí esperando la soberbia
del volcán de tu boca,
esperando la lengua complaciente.


Remando entre los labios.
Haciendo sonar el timbre
de las pasiones, inquieto
pero dócil, extasiado de orgasmos.


Sigo esperando la fusión, el roce,
la escalada, el remanso y las poses.
Van llegando en desescalada
  por fases.
Por momentos y motivos.
Por recuerdos hechos un tiovivo.


El día que vuelvas haremos una fiesta
y te contaré mentiras como esta:
  Aquella noche llovía
     Pero no lloraba.
   Solo llovían mis ojos
.