«Cultivo Atropa belladonna»- Cacoethes Scribendi.

Cacoethes Scribendi empieza el año conjugando las palabras en un manojo de rosas muy rojas, que pican en la piel, arden en deseo y rompen las paredes de la realidad que a veces nos guardamos como si fueran pecado…

… y así fue como empecé a cultivar Atropa belladonna

Fotografía archivo personal Cacoethes Scribendi.


Hubo un momento en el que perdí el rastro de mi cuerpo sobre el suyo: su pelo largo, negro y rizado se fundía con el mío; nuestras tetas tan pegadas pasaron a ser un solo pecho de seda, y nuestros ombligos friccionados empezaron a cocer a fuego lento las entrañas de una y de la otra al mismo tiempo. Al principio me entró miedo, nunca me había acostado con una mujer y no tenía ni idea de qué hacer, pero Ella, parecía saberlo a la perfección.  De lejos, sonaron unas campanas que marcaron la medianoche, a la vez que su risa de llovizna rompió el hielo entre las dos. Le miré desde la cama; metida debajo de las sábanas; nuestras miradas se cruzaron y empezamos a reír. Cuando abrí los ojos, ya estaba delante de mí…

-Seguro que tus ojos saben a higo, le susurré-.
-Prueba mi higo, que sabe a mango, me contestó-.

Un cosquilleo recorrió mi tripa hasta la puerta de mi coño, su paso por mi clítoris me lanzó hasta su boca llena, perfumada. Quitó la sábana que me cubría y sin dejar de besarme, a veces con lengua, a veces no, posó sus palmas ahuecadas sobre mis senos. El calor de su mano me envió otro cosquilleo abajo, calambres que me
electrocutaban hasta los pies. Aún no me había quitado las bragas y me preocupó que pensara que no tenía ganas, así que le abracé y le acaricié la espalda. Subí mis manos por su cuello, levanté su pelo para presionar mis dedos contra su nuca… su gemido quitó la última gota de duda que me envenenaba mientras en mi boca entraron varios de sus dedos, y su vientre se encontraba con mis caderas. Aquellos besos apresaron mis pezones y borraron todo recuerdo de quién era yo; y fue en ese momento cuando me di cuenta de que nos estábamos fusionando en un solo ser. En ningún momento me dejaba desocupada, ni permitía cualquier interrupción entre nosotras: no solo me besaba, sino que siempre tenía alguna parte de su cuerpo jugando con mi lengua, mis dientes buscaban estar ensalivados y escurridizos, y yo también. Me rastreaba sobre su piel eterna, quería experimentar todos sus rincones y recovecos que me resultaban húmedos, calientes y, como antes me había advertido: con olor y sabor a mango. Suaves, muy suaves y abiertos todos para mi exploración; nada tímidos, nada tacaños, generosos en todos los sentidos.

-Quiero tu coño encima de mi boca, le dije-


Enseguida posó su sexo encima de mí; su vulva tersa, morena, y ardiendo, rozaba mi cara; mientras tanto, Ella, despojada de todo pudor, separaba mis piernas y sentía cómo sus mejillas acariciaban mi monte de venus. Sus labios me daban besitos alrededor del volcán que se estaba gestando en mi pubis. Mis manos temblaban mientras apartaba sus capas, y un olor a néctar me dio la bienvenida, invitándome a sacar la lengua para probarlo. No podía ver nada, estaba tan cerca de mis ojos que solo podía sentir el calor emanando de Ella, y oler el mango que tenía en su interior. Parpadeé un par de veces para ver si podía enfocar la vista, me desperté…

*La ingestión de la planta Atropa belladonna (especialmente de sus bayas o sus raíces) puede provocar somnolencia o coma.

Para conocer más de la autora en Instagram: @mforkawayan

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en Vulvaginación y comentado:

    les invitamos a seguir el contenido MasticadoresEros en el siguiente enlace: https://masticadoreseros.wordpress.com/ poesía, relato, epístola y pensamientos que invaden nuestro imaginario erótico, síguenos y ayúdanos a seguir creciendo.

    Me gusta

    1. Cacoethes Scribendi dice:

      ¡Muchas gracias!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s