Fotografía tomada de: Pinterest.

***

A quien interese:

Llegó el 2021, a mi alrededor todos ríen… todos parecen tener una razón que deriva en amor. Ironías de la vida; yo estoy tras las persianas ojeando a las parejas que se agarran de la mano fuera de mi portal mientras el viento entra en mis vértices haciéndome llorar. ¡Mierda!, no es el viento, es la soledad de mis días y noches en las que le sigo esperando sentado en la cama con las manos agarradas de las pocas greñas que le quedan a mi cabeza. Él se ha ido, no me ha avisado. Ha dejado su aroma impregnado en mi almohada, la forma de sus labios surca mi garganta alargada y el grueso de sus manos siguen latiendo sobre mis caderas afiladas.

-Me pregunto: ¿Cómo olvidarlo? -no lo sé, me respondo-… Sus fotos están guardadas en mi memoria y mi alma se eriza cuando por él me interrogan. Me excita tocar las partes de mi cuerpo por donde sus dedos juguetones se perdían, donde su lengua traviesa se metía y con arrebatada fluidez me humedecía…

…Respiro profundo y regreso a la realidad… él se ha ido y estoy seguro de que ya no volverá…

Para saber más del autor: https://karc.home.blog/