Ilustración de: padrazzo

Te inventé entero,
te hice con mis manos,
te leí con mi voz,
te construí a medida, y te quedó grande, corazón.

Te entregué mi cuerpo, mis gemidos, mis orgasmos; eras de este cuerpo la mayor ilusión.

Te di mis días,
te dediqué mis bailes, te regalé mi alma,
y te quedó grande, corazón…

Que yo por ti fui jaula,
fui cielo,
¡Todo insuficiente!
No te alcanzó mi ser, y follaste a otros cuerpos…
amaste a otras almas.

Te hice pájaro mi amor,
tú solo nadaste…