“Habito entre montañas en el cono sur latinoamericano; desde aquí, mi red mental. Mi naturaleza intranquila y mis piernas movedizas han ido formando ideas que se escriben al menos, desde hace siete años. Con 37 añejos, no siento arraigo a la tierra que habito, sin embargo, siempre vuelvo a mi cueva donde estoy tranquilo y escribo historias en papel, algunas quedaron marcadas en la piel.”

Sr. Malbec.

Nuestro invitado del mes de diciembre es desparpajado y cercano, trabaja entre números y, desde su posición de ciudadano ordinario, la vida no le ha sido fácil. Le ha tocado atravesar por etapas muy buenas y por otras no tan buenas, pero no se queja, a todo le saca el lado amable. Habla del amor como un sentimiento edificante que no aprisiona, lo erotiza y lo replica. A veces no sabemos acerca de qué cosas escribir, pero no dejamos de hacerlo, experimentamos situaciones en las que dejamos pintadas sobre las hojas en blanco sin ritmo alguno, solo por la necesidad de expresar los sentimientos impresos en esos instantes. A este hombre le pasa eso, digo le pasa, porque aún se está adaptando a las cosas que escribe, lo describe como una magia repentina que se apropia de él, y surge la necesidad de comprenderse a si mismo a partir de lo que nos cuenta en sus historias. Sabe que en este plano somos aprendices de todo, que escribir es una tarea exigente, quiere seguir haciéndolo porque le gusta, y se encuentra cómodo corrigiendo el camino. “Sr. Malbec, es un pseudónimo emocional, es el vino de la zona en la que nací; lo adopté en un programa de radio a donde fui invitado por unos amigos y en el que estuve un tiempo, allí todos tenían pseudónimos; no le di tantas vueltas, me gusta, amo el Malbec, y aquí estoy, intentando seducir a las palabras con una copa de mi vino”

@sr.malbec.mm

Este Argentino escribe desde pequeño, lo había dejado aparcado por distintas circunstancias, pero hace diez años volvió a hacerlo de manera más regular. Lo erótico se le ha ido atravesando en el camino de manera muy natural. “El erotismo ha sido un proceso que me ha hecho replantearme muchas cosas. Como hombre escribía desde mi lado más machista, lugar en el que no me encontraba cómodo, poco a poco he ido dejando esa actitud a la hora de escribir y lo plasmo desde la construcción de los personajes a los que relato. Me defino como un hombre normal, no me ha ido mal con las mujeres en materia de conquista, soy de relaciones largas; reconozco que soy distinto y que con la edad, las cosas van tomando otros colores, inclusive mi cuerpo ha cambiado. Durante estos meses de confinamiento mi cuerpo se ha visto sumido en una especie de letargo, no todo es vanidad, eso quedó atrás. Hay cosas como ir a la peluquería que ahora me dan mucha flojera, prefiero sentarme a escribir” Cuenta con ese desparpajo que le caracteriza.

@sr.malbec.mm

Gustavo Funes o el Sr. Malbec; depende de qué nos quiera contar, piensa que escribir, en ocasiones es como el purgatorio de vidas pasadas, otras veces el buceo en pasiones mundanas. Desde sus universos relata emociones desde el común; dice las cosas de manera natural y reconoce que ante los placeres de la carne casi todos los mortales somos vulnerables, porque sencillamente hay cosas de las que no se puede escapar. Es un melómano empedernido, le gusta reescribir canciones e imaginarse en universos distintos a los que acude y en los que recurrentemente le asalta el interrogante de Pixies ¿Where is my mind? Durante todo diciembre nos irá contando su imaginario y les aseguro que nos bañará en el vino de sus historias lascivas.

Alimentos mundanos.

Nos encontramos en el azar nocturno, íbamos en busca de un encuentro de esos que no duran para siempre, en el que el momento fuera solo eso, dos mundanos que se intuyen en una noche cualquiera, sabiendo a lo que van.

Continuará…