Llegó diciembre con su alegría, a pesar de la avalancha de emociones y de nuevas situaciones a las que nos hemos enfrentado durante este 2020, la pasión y creatividad de nuestros colaboradores sigue firme, eróticamente a tope. Damos la bienvenida al mes 12, con la poesía de Cacoethes Scribendi; tornadiza, incisiva y con ese estilo tan particular que dice tal y como siente lo que se le atraviesa, rompiendo con todo, e invitando al disfrute. Pase lo que pase, Masticadores Eros, no se va a ninguna parte. El propósito para el 2021, es seguir escribiendo para ustedes, lectores leales que cada día nos esperan con mucha ilusión.

📷: @phillipdvorak


¿Sabes lo que me gustó de tu pene pequeño?
Cabía total y enteramente en mi boca
y, entraba fácil en mi coño.
Qué delicia, chupar tu polla enana.
Mi nariz roza tu pubis
Olor a avena.
Me encantó echarle miel encima,
y sacarle a bailar un tango
junto a mi lengua.
Ahora, lo que más me fascinó
de tu polla tamaño “S”, es
que siempre iba dentro.
No hacía falta demasiado esfuerzo;
yo tan mojada, directos entraban
tu glande, y hasta un huevo.
Así se iban convirtiendo mis trotes
en carreras que atravesaban
pequeñas muertes.
El ardor me resucitaba
de mis muertecitas,
tu pollita.
Cada vez que me masturbaba con la punta tierna
de tu pene pequeño, en mi cuello, tu aliento,
mi clítoris explotaba.
¡Ah, caramba!
Ojalá tu polla y tu ego tuvieran el mismo tamaño.
No estaría escribiendo este poema,
no tendría manos para hacerlo.

Para conocer más de la autora en Instagram: @mforkawayan