Fotografía tomada de: Pinterest.

Conté dieciocho lunares en tu espalda, todos forman la más bella constelación.

Alienación perfecta entre tu piel y las estrellas.
Conté siete pecas en tu rostro; cuatro delicadamente ordenadas sobre tus mejillas, dos en tu frente, y una en tu labio inferior.


Enumeré las veces que mojas tus labios con la lengua, exactamente dos cada hora, y una de más si el clima está seco.
Sé exactamente el número de pasos que das desde la puerta hasta nuestra cama, y desde el baño hasta la cocina.


Conozco la frecuencia de tu voz al enojarte, y los decibeles de cada carcajada de tu risa.
Memoricé las huellas de tus dedos,
la talla de tus camisas, y el número de tus zapatos.


Aprendí la densidad de tu saliva, y la temperatura de tus manos bajo mi falda.
Te llevo en mis pupilas, en mis labios.
Y en cada latido de mi corazón.
Soy tuya mi amor, pero eso ya lo sabes…