Fotografía archivo personal Juan Antonio Carnero.

“Fuiste la gota que colmó el vaso

y eso que no paraba de buscarte en el fondo de cada uno de ellos” 

Juan Antonio Carnero; de la antología poética: ‘Me muero por verte’ Letrame editorial/2020.

Sus enormes ojos verdes bailan sin parar, y esa sonrisa suya lo envuelve todo en optimismo. Es la sal que lleva impreso el sello de su Málaga adorada, esa cosa de la cual es difícil desprenderse y que se pega con facilidad hasta despojarte de todo pudor, reventando el hielo y sumergiendo la conversación en agua tibia…

Cuando hablo de la sal que habita a este hombre, es literal. Su casa está junto al mar: “En ese pedazo de tierra que Don Vicente Aleixandre llamó la Ciudad del Paraíso; allí me podéis encontrar leyendo en el paseo marítimo, o simplemente divisando el horizonte, como si me hubiera quedado petrificado” Asegura con la sonrisa enorme y el desparpajo que le caracteriza.

“Mi poesía eres tú”. Bajo ese pseudónimo en Instagram lo conocí, me llamó mucho la atención la manera en la que sus versos gritaban entre letras sensualidad y erotismo. Me atreví a hablarle, a ver qué cosas me contaba, sabiendo que si exploraba un poco lograría ponerlo en clave erótica, (literariamente hablando), no sin antes llenarme de las cosas que escribe y que va compartiendo semana a semana desde allí. Juan, no dudó en contestar, y luego de un encuentro digital comprendí que todo lo que percibía de él era la evidencia de lo que en esa conversación virtual me atrapó. Su infinita capacidad para escuchar, la manera sincera con la que asume su paso por los caminos de la escritura, y, sobre todo, esas confesiones que inevitablemente nos remiten al sentir de la carne; las emociones y el amor que no se acaba ni queriendo.

Juan Antonio Carnero se dedica a esto de escribir desde que en el colegio unos versos de Rubén Darío, le hicieron abrir los ojos  más allá de su  habitual existencia; y como él mismo dice: “Podría tener unos 13 años y ya comencé a soñar con embelesar a través de mis palabras a todas esas chicas guapas del colegio, que nunca se fijaban en el chico de gafas de la mesa del final. Hoy, 30 años después, la escritura me libera, me hace más fuerte y me relaja. Mi trayectoria no es extensa, hace poco empecé a presentarme a concursos de poesía y relato, porque anteriormente escribía sólo para mí, no me tenía confianza y al final esos folios estaban destinados a terminar en el fondo de cualquier papelera. Pero desde hace un par de años, y gracias a la aparición de la que es hoy mi musa, me planté delante de Facebook a crear: “Mi poesía eres tú”, que a día de hoy cuenta con miles de seguidores que me empujaron positivamente a publicar mi primer poemario: ‘Me muero por verte’.

Juan Antonio Carnero no se encasilla, no se considera escritor y la invitación le cogió por sorpresa. En honor a la verdad, no me costó  mucho desmenuzar el objetivo de Masticadores, porque lo tengo interiorizado; por otra parte su corazón estaba en disposición, y eso me dió la fuerza para lograr que aceptara la invitación, y nos diera la oportunidad de compartir sus escritos, que como escritor novel independiente refuerzan los lazos de amistad y la camaradería de los que nos sentimos casi como él. Recientemente acaba de publicar su primera antología, está convencido de seguir haciendo esto, y como él mismo asegura: “Esta es mi primera experiencia escribiendo en  clave erótica, y espero ir mejorando hasta tener la sensación de que mis letras transmiten el olor y el sabor del sexo… Para ello aún queda atravesar infinitos desiertos”.

¡No faltaba más!: Juan Antonio Carnero, es nuestro invitado de los viernes de octubre, recoge el testigo de nuestra querida Paz Morena. Aquí estamos; convertidos en la arena de en un desierto de humedades, dando paso a lo que su particular manera de decir las cosas nos regale.

I

Roce,

a veces suave

a veces intenso.

Salado y otras dulce.

A escondidas en portales

jugueteando con tus pechos

o en medio de un concierto

con mi mano furtiva,

por dentro.

Eso eres para mí,

como un beso largo

un gemido intenso,

el sonido de tus flujos

cuando me amas en silencio.

Aunque no te tenga

ya me harté en sueños

porque es el idioma

de los amantes

y tú y yo lo fuimos,

somos y seremos.

Ya me callo, si…

hablémonos otros besos.

Para conocer más del escritor en Instagram: mi_poesia_eres_tu

Para adquirir su obra:

https://letrame.com/?s=me+muero+por+verte