Fotografía: Archivo personal ‘Mbaterry’

Para cerrar este mes de julio en torno a la celebración del Día de la Mujer Afrodescendiente, también conocido como Día Internacional de la mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, Masticadores Eros, despide su serie ‘Desde mi ombligo’, con una invitada que no tiene pelos en la lengua. Una mujer que prefiere no decir cuántos años tiene porque lo considera un asunto intocable y hasta jocoso. Una mujer negra de pies a cabeza, con una prosa poética de la cual se sorprende a diario, porque según ella, no es consciente de la repercusión de su lírica, esa que fluye desde su interior como ríos de agua viva. Consciente de sus realidades y con una visión poco hegemónica de las cosas que suceden en su entorno, se bate a diario entre su trabajo y su arte. Llegó a España, desde Guinea ecuatorial a la edad de nueve años, y ha sido criada por una madre soltera, que como ella misma afirma, hizo todos los esfuerzos por sacarla adelante.

La conocí como Mbaterry tal cual como aparece en su perfil de Instagram, y a pesar de que nuestras conversaciones son más recurrentes y profundas, más allá de esta entrevista, nunca he querido ahondar en su intimidad, ¿y saben por qué?: porque Terry como cariñosamente la nombro, es una mujer intensa, de rasgos hermosamente marcados, con una inmensidad de esas que hay que sentarse a apreciar para entender lo que dice, pero sobre cualquier cosa, para entender cómo lo dice. Terry no se contiene, habla desde el sentimiento, desde la memoria misma de sus emociones, y nos conmueve de tal manera que no hay forma de quedarse indiferente. De entre su agotador horario laboral, ha sacado tiempo para esta charla en torno a su arte, y para dejarnos su visión con relación a la vida como mujer migrante, en una España, que por instantes parece no asimilar del todo lo que somos.

La escritora y activista Sherronda J. Brown escribió recientemente: “Para que las mujeres blancas sean consideradas puras, las mujeres negras primero se definen como licenciosas y sexualmente desviadas. Esto impacta cómo las mujeres y niñas negras entran en su identidad sexual, porque hay expectativas inscritas en nosotros desde el principio. La idea de que somos inherentemente sexualmente irresponsables, pero al mismo tiempo se espera que siempre estemos disponibles sexualmente, influye absolutamente en cómo las mujeres y niñas negras piensan sobre el sexo, y cómo pensamos sobre nuestros cuerpos como conducto sexual “. He escogido esta reflexión porque nuestra invitada habla en sus canciones, de cómo siente es percibida sexualmente, del color de su piel, de relaciones y de lo que fluya, refutando lo que considera injusto, sin renunciar a su oratoria ni al poder se su sensualidad. Hoy compartimos con ustedes ‘Tópicos de la piel‘ una pieza incandescente, cargada de su verdad, y de una realidad común entre nosotras. Seguidamente la entrevista en la que nos cuenta más acerca de ella. Para escuchar la interpretación de la autora, pueden seguirla en la cuenta Mbaterry en Instagram.

Tópicos de la piel

Tú eres blanco, yo soy negra, parece una obviedad, pero tú sabes bien que está historia es cierta.

Tú eres blanco y yo soy negra. Yo crecí en Elá Nguema, y tú en las costas de Noruega, Kawele decía mi abuela.

La tuya… ¿”jeg har det bra”? En el fondo yo me fundo con un blues y un jazz; tú solo asientes y sonríes si suena Ska. 

¿Cuántas malditas diferencias me harás mencionar?
Yo histérica con los nervios a flor de piel,

tú en la piel tatuajes que adornan tu ser.

Y es que tú siempre eres, y yo en el éter no sé si fui, seré o tal vez nunca llegue a ser, aunque creo que no lo puedes comprender.

Pero mientras en esta lucha mis sesos sudan, como Judas, con la duda de si amar o juzgar,

mi corazón sigue constante buscándote en mi laguna mental. Boo boo boom bap!

Tú distante disonante en otro mundo virtual. Boo boo boom bap!

Yo golpeando tu puerta por si me dejas entrar; y no veas como me mata tu indiferencia…

 No, no veas como me encanta y atrapa tu indiferencia.

Es como esos días en los que la fantasía me tira.

Y yo perdía en mi locura como Sia, voy colgada del candelabro que es tu risa en travesía.

Dispuesta a rendirte pleitesía, vida mía.
¿Y tú mi amor? 

A veces amo a veces señor.

Actúas con la soberbia de quien se sabe ganador, y no paras ni un momento para una triste reflexión.

 ¿Quieres saber qué te hace diferente? que no eres urgente.

Eres negligente.

Gastas mi tiempo de manera intermitente.

Y solo cuando tu lujuria bulle efervescente, es cuando a mí me conviertes en preferente.

Me eliges entre mil y yo dispuesta a complacerte.

Soy otro estereotipo, de eso soy muy consciente.

Soy tu Saphire, Soy tu Jazmín. 

Soy la negra exótica con un culo que ni Lil Kim

Soy la puta con la que colocarse con éxtasis, tener sexo sin frenesí. 

¿Y después bloquear?, sí, por quién te pueda descubrir.

 Y tú dices “a veces tiene que ser así”

Y yo digo “a veces tiene que ser así”

Y es que sí, que a veces sí tiene que ser así…

Para separar el principio y dejar claro el fin.
Me bloqueas y yo vuelvo a estar paciente, no te volveré a ver hasta dentro de unos meses.

Puede que otras carnes pruebes, que tu curiosidad sacies.

Pues esta relación nunca ha ido de que ames; más bien va de liberar obsesiones con la pigmentación diferente,

varias gradaciones.

Va de lo que tu dinero permite que pagues, pero… hay ocasiones especiales y esto tú lo sabes.

En los que los fluidos se comparten.

Y tú eres más que un hombre blanco.

Yo más que una mujer negra.

Somos más que un cliché 

Más que un video triple X.

Lo somos todo siendo nada.

Y entre tanto ser, tú acabas siendo negro, y yo acabo siendo blanca.

Es lo mismo, pero al revés.

Es otro triste tópico de la piel.

La entrevista

ME: ¿ Quién es la mujer detrás del perfil Mbaterry?

MT: Si te soy honesta… ni yo misma lo sé. Terry es alguien a quién todavía estoy descubriendo.

ME: ¿Dentro del género de la música urbana, en dónde ubicas tu música?MT: Te diría que en el rap, porque es lo que conozco y el estilo que más he practicado. Pero te mentiría porque en realidad vengo musicalmente de muchos lugares. He crecido con el reggae, con el soul, con el jazz, con el reggaeton, con la música tradicional de Guinea Ecuatorial y con el afrobeat desde que puedo recordar. Así que decirte solo rap no sería justo.

ME:¿Desde cuándo escribes?

MT:En mi caso la pregunta sería: ¿Desde cuando no escribes?. Recuerdo que de pequeña aprendí a leer de una forma bastante precoz, y en primero de primaria nos dieron la opción de elegir una actividad extraescolar. Mucha gente elegía cosas como fútbol o baloncesto, pero yo me moría por hacer poesía. Por lo visto no había muchos niños que pensaran como yo, y después de un par de clases la suspendieron como actividad extraescolar. Así que si tuviese que poner una fecha a esta pregunta supongo que sería esa.

ME: ¿Qué te inspiró a empezar a plasmar tus emociones, y qué te mueve ahora?

MT: Desde siempre me ha movido lo mismo. Las ganas de contar y que me cuenten historias. Amo las historias, amo las palabras. Las palabras construyen el mundo en el que vives, las cosas que haces… todo tu universo. Y no solo el tuyo sino el de todo el mundo en la época actual. La gente organiza sus pensamientos mediante palabras y símbolos. En nuestra vida cotidiana nos cuentan y contamos historias constantemente. Que si mi jefe me cae mal, que si mi novio me pone los cuernos, que si se me he dejado las llaves en casa y tengo que llamar al cerrajero… En definitiva toda nuestra vida como seres humanos se reduce a las experiencias y: ¿Qué son las experiencias sino historias que nos pasan? Y a mí me hace bastante feliz poder formar parte de la humanidad haciendo esto: contar historias.

ME:¿Cómo es el hecho de ser una mujer negra en España?

MT: No lo sé así que te devuelvo la pregunta. ¿Cómo es el hecho de ser una mujer marroquí en España? ¿Cómo es el hecho de ser una mujer latina en España? ¿Cómo es el hecho de ser una mujer filipina en España? ¿Cómo es el hecho de ser una mujer gitana en España? No tengo la más mínima idea, porque no soy solo una mujer negra en España. Mi identidad no se reduce a eso.

ME:¿ Consideras que tu música es una manifestación abiertamente política?

MT: Para nada. En música no tomo tantos riesgos como en poesía o en narrativa. En música siempre tiendo a tratar temas ligeros e incluso fáciles, porque la música me invita a la jauja. Eso no significa que no sea capaz de escribir una canción con alta carga política, solo significa que si quiero hablar de cualquier cosa que yo considere importante, siempre volveré a la poesía o a la narrativa. En cualquiera de sus formas, porque me parecen canales mejores para ahondar en profundidad sobre el tema que se quiera tratar y que no se trate únicamente de un estribillo pegadizo que resuma la cuestión en cuatro frases.

ME: ¿De qué hablan tu poesía y tus cancion

MT: De absolutamente todo lo que quiera hablar. No creo en la censura en ninguna de sus manifestaciones, porque creo que limita la capacidad de crear y contar mejores historias. Por ello procuro no ponerme límites a la hora de escribir, y te puedo hablar sobre la negritud en un texto, sobre la masturbación en otro, sobre maquillaje en otro o sobre un asesinato. Pienso que reflexionar y escribir sobre temas muy diversos me ayuda a crecer como escritora.

ME: ¿Cómo percibes todo el activismo que gira alrededor del movimiento BLM en España?

 MT: Creo que es un movimiento muy necesario, pero corto en miras. Tengo la sensación de que vivimos en una constante imitación de lo que pasa en Estados Unidos, y que nos olvidamos mucho de que este país es España, y tiene poco o nada que ver en su historia con Estados Unidos. Aquí no tenemos a los Bloods, a los Crips ni al KKK, aquí tenemos a los nazis, a los fachas, al Opus Dei y a los pandilleros. Nuestra política no se divide en demócratas, republicanos y partidos minoritarios. Aquí, en la Moncloa tenemos el verdadero juego de tronos. Los podemitas contra los del psoe, contra el pp, contra VOX, contra Ciudadanos, contra Izquierda Unida. Se alían,  se insultan, se echan los trastos a la cara y luego firman pactos. Y más diferencias que te podría mencionar. Por eso creo que un movimiento BLM en España, no debería estar enfocado como el de los americanos, porque ni siquiera somos americanos, y si se habla de erradicar el racismo en este país, definitivamente creo que en nuestro discurso de: “Las vidas negras importan” deberíamos empezar a incluir otras razas. Porque si seguimos hablando de racismo, estoy segura de que muchos marroquíes, árabes, latinos, asiáticos e incluso europeos del norte y gitanos tendrían mucho que decir.

ME: ¿Has sido víctima directa de alguna experiencia racista?

MT: Sí, muchas veces. Básicamente desde que llegué a España con 9 años. Al principio no me daba cuenta de que en el colegio algunos niños eran racistas conmigo, y tuve que aprender a las malas, al igual que muchos afrodescendientes, que mi color de piel siempre sería distinto en este país. Ya sabiendo eso, yo, como persona individual, pude decidir si iba a dejar que ese racismo y esa discriminación me afectasen emocional y psicológicamente o no. Durante mucho tiempo creí que España, era un país racista. Pero cuando piensas de esas manera te cierras mentalmente las puertas, al no valorar y darte cuenta de que en España, hay racistas, sí, y también hay gente que no lo es en lo absoluto.  Y con la gente que no es racista es con la que vives experiencias y el día a día. Y hay muchas más personas no racistas en este país que las que sí lo son. ¿Así que por qué no valorar eso también?

ME: ¿Crees en el amor?

MT: Todos los días. Es la fuerza motor por la que todos los seres humanos vivimos, deseamos, anhelamos, y lo mejor es que lo puedes ver todos los días en las relaciones interpersonales.

ME:¿Cómo se ama en tiempos tan convulsos?

MT: Como lo hemos hecho siempre: dando y recibiendo. Y una cosa que le agradezco a los tiempos convulsos es que nos muestran la verdadera naturaleza de las personas. Ya que es en situaciones difíciles cuando te das cuenta de con qué tipo de gente estás lidiando.

ME: ¿Qué quieres lograr con tu música, y con tu poesía?

MT: Fama, dinero y reconocimiento. ¿Esperabas esa respuesta? Pues no. No del todo. Si te soy honesta la fama y el reconocimiento no me han importado nunca mucho. Pero algo que sí he querido desde siempre ha sido el dinero. Será porque crecí con una madre soltera pobre que no lo tenía, pero que ha hecho esfuerzos realmente notables solo para conseguir que yo fuera a la universidad. Y cuando fui a la universidad me di cuenta de lo duro y lo difícil que era pagar todas las cuotas, y eso que mi universidad era pública, Imagínate si llego a ir a una privada.

Pero aunque yo considere el dinero algo muy importante, porque de hecho lo es. Pienso que todo el arte que creo estaría vacío sin ese objetivo de querer emocionar, de querer contar una historia que ayude a alguien a pasar por un momento duro, así como que le divierta. Para mí, en este negocio de la escritura mi fin último no es hacerme rica (aunque molaría) sino hacerte a ti llorar, reír, enamorarte, que sientas asco, pánico, dolor, y lujuria. En definitiva que tengas ganas de vivir. Supongo que inspirarte como lector, oyente o espectador.

ME: ¿Qué sentiste cuando hace unos meses tu video post en Instagram, con este poema que nos regalas hoy se hizo viral?

MT: Sé que debería decirte que estaba contenta, que me sentí orgullosa y todo eso. Pero lo cierto es que me sentí confundida. No lo entendí y todavía no lo entiendo. Yo llevo escribiendo mucho tiempo. Muchas veces me guardo mis escritos pero de normal subo bastantes videos rapeando. Y no sé por qué será que con los videos de rap no conseguí llamar la atención sobre lo que hago, pero con la poesía sí. Todavía me sigo preguntando; ¿qué tendría el video de la poesía que los vídeos de rap no?. Igualmente, como ya me he cansado de buscar la fórmula entre escribir algo que guste a los demás y algo que me guste a mí, simplemente he decidido hacer lo que me da la gana. Lo que sienta en el momento, y si me siento con ganas de cantar, de rapear o de hacer freestyle, voy a hacerlo, y si tengo ganas de escribir poesía y de inventar historias en cualquiera de sus formas también voy a hacerlo.

ME: ¿Cómo te ves de aquí a cinco años?

MT: Más vieja. No sé si con más o menos celulitis, estrías, patas de gallo y arrugas. Pero más sabia y ojalá más feliz.

ME: ¿ Desde tus emociones y tus experiencias define el racismo?

MT: Es un barrera autoimpuesta para separarnos, y etiquetarnos unos a otros con el objetivo de que no nos conozcamos ni nos juntemos, para así no darnos cuenta de que somo exactamente lo mismo: energía.