Fotografía tomada de: Pinterest

¡Oh, musas que me raptan!

Hacen sentir que tus labios me atrapan,

y que tus labios me obligan a tus ojos,

así acariciando tus cabellos rojos.

¡Oh, musa que me inspira!

Y que con tus besos me suspiras,

donde tu bella voz me ilumina,

aquella melodiosa voz que me deja atónito.

¡Oh, nueve son las musas!

Como los nueve encantos que tú usas:

tus modales como tus males, 

tus cantos con encantos,

tus palabras que labras, 

el color de tus verdes ojos, 

tus labios

que hipnotizan y mis bellos erizan, 

el color de tu cabello bello,

tus piernas bien formadas y por mí amadas;

por último, senos que me dejan pleno.

¡Oh, mis bellas musas!

Me han hecho ver tal belleza;

tan bello cuerpo, tal corteza,

su ser: una armonía que nunca tropieza.

y que tus labios me obligan a tus ojos,

así acariciando tus cabellos rojos.

¡Oh, musa que me inspira!

Y que con tus besos me suspiras,

donde tu bella voz me ilumina,

aquella melodiosa voz que me deja atónito.

¡Oh, nueve son las musas!

Como los nueve encantos que tú usas:

tus modales como tus males, 

tus cantos con encantos,

tus palabras que labras, 

el color de tus verdes ojos, 

tus labios

que hipnotizan y mis bellos erizan, 

el color de tu cabello bello,

tus piernas bien formadas y por mí amadas;

por último, senos que me dejan pleno.

¡Oh, mis bellas musas!

Me han hecho ver tal belleza;

tan bello cuerpo, tal corteza,

su ser: una armonía que nunca tropieza.

Blog del autor: https://kentuckyfriedlit.com/