Fotografía tomada de Pinterest.

No me veas a la cara,

porque no sé si es mía,

porque no sé si este cuerpo es mío.

Que no me veas,

te he dicho,

porque me ves

y penosamente te digo,

que después mi carne

y mi faz

se vuelven tuyos.