Edgardo Villarreal – Mexico

Hola a todos: Con el mexicano Edgardo Villarreal, creador y editor del blog: https://edgardus.home.blog/ damos inicio a los invitados de los sábados que nos incitan a leer relatos eróticos, compartidos desde esta categoría de nuestro blog. Con esta iniciativa, queremos promover la interacción entre nuevos escritores de cualquier parte del mundo, fortalecer la camaradería y ofrecer variedad en distintos formatos para el gusto de quienes nos visitan. Disfruten de su relato.

Desde la yema de mis dedos.

Todo comienza con un simple saludo, usamos de pretexto el querer saber cómo estamos y cómo nos ha ido, cuando en realidad esperamos con ansias esa palabra que haga estallar todo. Esa palabra que dé inicio a la ebullición de lo evidente. Una vez que se ha dicho, no hay marcha atrás; un torrente de roca fundida, con la única intención de arrasar con todo a su paso, brota de las yemas de nuestros dedos. Así es como empezamos a hilar deliciosas frases que nos llevan por senderos de placer en busca de húmedos destinos, dejándonos seducir por la imaginación de lo carnal. Tímidamente arranca-mos con pequeños estímulos, empieza el juego previo. Nuestros corazones comienzan a latir cada vez más rápido en anticipación a lo que se avecina; dedos temblorosos al leer lo que el otro escribe, el sudor hace que el celular resbale entre las manos y casi caiga al piso. Apretamos las piernas, entre ellas sentimos el placer de la agonía en ascenso; cada vez nos atrevemos a más. Nos “tocamos”, nos “acariciamos”, nos “frotamos” intentando detener la necesidad que ha crecido a niveles insoportables. Le “quito la ropa” y “siento” su piel, es algo sublime. No puedo evitar “llevar” mis manos a sus nalgas y “estrujarlas”; el placer es infinito. Desde ahí “recorro” todo el contorno de su potente silueta.

No puedo contener esto que siento, me “desnudo”, ahora es mi turno de “sentir” sus manos. Sin previo aviso mi miembro es “rodeado” por sus labios; sublime, mi atalaya se ha erguido por completo. Durante unos momentos dejamos de escribir, nuestras manos han ido a parar al lugar a donde se les requiere con urgencia. Los dos sabemos lo que estamos haciendo y no nos interrumpimos… Lo siguiente que aparece en la pantalla es mi invitación a llevar el diálogo a sus máximas consecuencias. Lo hacemos, escribimos con la respiración entrecortada, las manos temblo-rosas, y la humedad entre los muslos no contienen su arribo. Sin importar errores ortográficos y palabras mal escritas, seguimos hasta la recta final de un encuentro casi pactado. De pronto, mientras intento continuar, leo en la parte superior del chat que ella está grabando un mensaje de audio. Ansioso espero, cuando por fin lo escucho me encuentro con su sensual voz gimiendo de camino al esplendoroso clímax. Pasa poco más de un minuto en el que repite mi nombre mientras explota, mientras explotamos…

Una carita sonriente aparece instantes después; la plática comienza a ir por otros senderos, el fuego se convierte en humo. Sin importar la distancia, ha sido increíble. A veces, lo único que se requiere es imaginación para darle vida al deseo, y hacer fuego de nuestras ganas.

Para conocer más de nuestro invitado: https://edgardus.home.blog/